adiosCalvicie.com
otras causas 

Otras Causas
Atlas de enfermedades
Introducción
Pérdida excesiva de cabello
Desequilibrios hormonales
Anemia y otros
Desequilibrios Alimenticios
Fractura del cabello
Minerales y Pérdida de cabello
Circulación sanguínea
Calvicie en parches temporal
Alopecia Areata
Tricotilomania
Tiña
Calvicie en parches permanente
Daño mecánico
Temporal
Permanente
El cuidado del cabello
Descubrimientos
Antecedentes
DHT:origen de la calvicie
Exceso de sebo
Mala Circulación
Productos
Fabao 101D
Finasterida
Minoxidil
Irritantes
Métodos físicos
Transplantes
Cuadro comparativo
Mitos y realidades
Sección para mujeres
  Testimonios
 

El Cuidado del Cabello


Cepillarse y Peinarse
El uso del peine es preferible al uso del cepillo porque el peine es más suave con el cabello. Con los cepillos, las cerdas naturales dañan menos el cabello por su superficie suave.
Nunca tire del peine o cepillo al peinarse. Cuando esté enredado, sujete firmemente el cabello cerca del cuero cabelludo y cuidadosamente peine hacia afuera. Esto impedirá que el cabello se arranque desde la raíz.
Cepillarse o peinarse mucho no sirven para nada útil.
Los cepillos y peines deben ser lavados frecuentemente con detergentes, pero evitando dejarlos remojando mucho tiempo pues esto puede zafar el pegamento de las cerdas.
Destruya los peines o cepillos que hayan entrado en contracto con Tiña o con piojos y nunca utilice el peine de alguien más.

Shampoos
Todas las personas deben lavar el cabello cada segundo o tercer día. Asegúrese de limpiar su cuero cabelludo y trate de lavarse después de haber sudado al hacer ejercicio.
Busque el consejo de su estilista en cuanto a qué shampoo debe usar.
El aceite de almendras es un buen aceite para usarse en el cuero cabelludo si su cabello está seco, pero no lo use mucho.


Si se tiene el cabello seco pero el cuero cabelludo graso, esto indica que su cabello está dañado o que está teniendo una deficiencia vitamínica como deficiencia de zinc.
El tener tanto el cuero cabelludo como el cabello seco pueden señalar un desequilibrio nutricional u hormonal. Por ejemplo, tener la piel seca puede ser asociado con hiperactividad de la hormona tiroides.
La humedad del cabello se determina por la de la atmósfera, por lo que el cabello se comporta de manera distinta en un ambiente húmedo que en uno seco.